Volver a todas las entradas

El primer barco eléctrico con foils supera las pruebas de seguridad y ruido más estrictas del mundo

El primero de una nueva raza de transporte marítimo superó con éxito una de las pruebas de embarcaciones de recreo más rigurosas del mundo, realizada por las autoridades suizas en Lucerna, el pasado martes.

Candela Seven es el primer hidrodeslizador eléctrico del mundo que entra en el mercado y, como tal, tuvo que superar una serie de pruebas para cumplir las normas suizas de seguridad, ruido y emisiones.

Comparada con la certificación CE que deben cumplir todas las embarcaciones de la UE, la normativa suiza es más estricta. Los lagos de los Alpes son depósitos de agua potable y están rigurosamente protegidos. El umbral de ruido es más bajo, así como el de contaminación y vertidos de petróleo, que en el resto de Europa.

Para comprobar si la novedosa embarcación podía utilizarse con seguridad en los lagos suizos, los funcionarios intentaron provocar al Seven haciendo giros bruscos a toda velocidad. A diferencia de otras embarcaciones, el Seven tiene un cerebro: un ordenador de vuelo que ajusta automáticamente los hidroalas bajo la embarcación, manteniéndola artificialmente estable en vientos y olas, incluso si se le provoca.

Candela Seven superó todas las pruebas con sobresaliente. Ni que decir tiene que la prueba de emisiones fue bien para la embarcación eléctrica. Pero la única categoría en la que el Seven superó realmente a las embarcaciones convencionales fue la medición del ruido. En la escala logarítmica de decibelios, un aumento de 3 dB representa una duplicación de la intensidad sonora. Para superar la prueba, una embarcación no puede ser más ruidosa de 72 dB. El Candela Seven pasó silenciosamente junto a la boya de la sonda, que captó apenas 65 dB, aproximadamente la intensidad sonora de una conversación normal.

"Es uno de los barcos más silenciosos jamás probados en Suiza", afirma Christian Vogel, concesionario suizo y responsable de la homologación.

"El ruido es realmente un problema para muchos barcos importados. A menudo, tenemos que reconstruir los motores con silenciadores nuevos y más avanzados para pasar la prueba", añade.

La homologación es la luz verde que el hidrodeslizador eléctrico de fabricación sueca necesita para entrar en el mercado suizo. Esta revolucionaria embarcación ya es la más vendida en Europa gracias a su gran autonomía eléctrica a altas velocidades. Los hidroalas elevan la embarcación por encima del agua, minimizando así la resistencia del casco y triplicando la autonomía de otras embarcaciones eléctricas.

"El Candela Seven es una auténtica revolución para la navegación. Por primera vez se puede ir lejos y rápido en un barco eléctrico. La conducción es fantástica, sobrevuelas las olas en lugar de chocar contra ellas. Además, a bordo no te mareas", afirma Vogel.